lunes, 1 de abril de 2013

Concepto y función de las reservas de los tratados internacionales



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El hecho de que el principio de libre consentimiento sea el elemento primordial de los Tratados Internacionales, da origen a que dicho consentimiento se manifieste de forma parcial, excluyendo o modificando alguna cláusula o bien interpretando o puntualizando el sentido de dichas cláusulas sobre las que se manifieste el alcance del consentimiento. Esto se hace mediante las reservas.

Tratados Internacionales

- Concepto de reserva de los Tratados Internacionales


La reserva puede definirse como el acto unilateral por el que una parte manifiesta, respecto a la conclusión de un tratado, su propósito de excluir o modificar alguna obligación derivado del mismo. Las reservas constituyen un medio para favorecer la conclusión de tratados. Su fundamento se encuentra en el principio de libre consentimiento.

La reserva es una declaración de voluntad de un Estado que va a ser Parte en un Tratado, formulada en el momento de su firma, de su ratificación o de su adhesión, con el propósito de no aceptar íntegramente el régimen general del Tratado, excluyendo de su aceptación determinadas cláusulas o interpretándolas para precisar su alcance respecto del Estado autor de tales declaraciones y que una vez aceptada expresa o tácitamente por todos los demás contratantes o algunos de ellos, forma parte integrante del Tratado mismo. Las reservas aparecen en el siglo XIX con la aparición de los Tratados multilaterales , para permitir a un Estado no tener que ratificar un Tratado en contra de su voluntad, permitiéndole excluir una determinada cláusula o darle un alcance específico. Surge por el deseo de que participen en los 1Tratados multilaterales el mayor número de Estados posibles, aunque sea formulando reservas. De tal forma que las reservas facilitan a los Estados solventar problemas internos que surgen en las Convenciones en las que participan. En el caso de los 2Tratados bilaterales, las reservas constituyen una posibilidad más bien teórica, pues pueden buscar una conclusión aceptable para ambas partes.

- Las declaraciones interpretativas


En sentido más amplio también se consideran reservas las declaraciones interpretativas, por las que los Estados que las formulan declaran que ―aceptan determinadas condiciones solamente dentro de ciertos límites o con ciertas modalidades, atribuyéndolas un sentido determinado y no otro‖, esta clase de reservas llegó a considerárselas ―reservas impropias‖, pero ya antes del Convenio de Viena consideramos las declaraciones interpretativas verdaderas reservas interpretativas. Formulación, aceptación, objeción y retirada.

La consideración de las reglas sobre la formulación y admisibilidad de reservas ha de ordenarse atendiendo a que el tratado haya previsto o no tal formulación. A esta distinción se refiere el artículo 19 de la Convención de Viena, que permite la formulación de reservas a menos que estén prohibidas por el tratado, expresa o implícitamente, o en su defecto sean incompatibles con su objeto y fin.

Dicha libertad de formular reservas se corresponde con el derecho de los demás sujetos contratantes y facultados para llegar a ser partes de aceptarlas u objetarlas.

La Comisión de Derecho Internacional, siguiendo las pautas de la Convención de Viena ha definido la objeción como ―una declaración unilateral hecha por un Estado como reacción ante una reserva a un tratado formulada por otro Estado, por la que el Estado objetor se propone excluir o modificar los efectos jurídicos de la reserva, o excluir la aplicación del tratado en su conjunto, en sus relaciones con el Estado reservante (autor de la reserva).‖ La objeción ha de ser expresa y ha de plantearse en el término de doce meses desde la recepción de la notificación de la reserva.

- Aceptación de la reserva: expresa o tácita


La aceptación de la reserva, además de expresa y por escrito (art. 23.1 CV), puede ser, tácita, cuando se agota el término de doce meses sin que los contratantes formulen objeción (suele darse esta), e implícita, cuando un sujeto se obliga por el tratado sin objetar las reservas previamente formuladas, en este caso, debe haberse agotado con anterioridad el plazo de doce meses desde la recepción de la comunicación de la reserva, pues de no ser así la regla sería injustificadamente discriminatoria.

- Retirada o revocación de la reserva


La retirada o revocación de la reserva es una posibilidad siempre abierta a quienes las formularon sin necesidad de contar con el consentimiento de los sujetos que las hubiesen aceptado. Esta regulación viene dada por la idea de devolver cuanto antes la integridad y unidad al tratado. Hay que señalar también que si cabe la posibilidad de retirar la reserva, ha de entenderse también que será posible revisarla para reducir su alcance. En cuanto a la retirada de objeciones, es paralelo al de la retirada de reservas, en cualquier momento cualquier objetante puede comunicar por escrito la revocación de la objeción, surtiendo efecto cuando la notificación sea recibida por el autor de la reserva.