miércoles, 19 de agosto de 2015

La Declaración Universal de Derechos Humanos



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

La Declaración Universal de Derechos Humanos fue adoptada por la Asamblea General mediante la Resolución 217 A (III), de 10 de diciembre de 1948.

Declaracion Universal de Derechos Humanos y Derecho Internacional

- La Declaración Universal de Derechos Humanos: principios, derechos y deberes


+ Principios y derechos de la Declaración Universal de Derechos Humanos


La Declaración está integrada por 30 artículos en los que, partiendo de la proclamación de los principios de libertad, igualdad y no discriminación, se recogen de forma conjunta los derechos civiles y políticos y los derechos económicos, sociales y culturales. También se recoge el derecho de todo individuo a que se establezca un orden social e internacional en el que los derechos y libertades proclamados se hagan plenamente efectivos. El ejercicio de estos derechos tan sólo podrá ser limitado por ley, para proteger los derechos de terceros o para satisfacer las exigencias de la moral, del orden público y del bienestar general en una sociedad democrática.

+ Deberes de la Declaración


La declaración de derechos se complementa con una breve declaración de deberes, al establecer que toda persona tiene deberes respecto a la comunidad, puesto que sólo en ella puede desarrollar libre y plenamente su personalidad.

- La Declaración de Derechos Humanos, modelo de adecuación al estándar mínimo internacional en materia de derechos humanos


A pesar de su falta de fuerza jurídica obligatoria, se exigen un buen número de derechos contenidos en la Declaración (derecho a la vida, a la integridad física, a la libertad y a la seguridad, a la tutela judicial efectiva, etc.), pero no de todos ellos, ni tampoco de la declaración globalmente considerada.

Es posible considerar a la Declaración Universal de Derechos Humanos como modelo material que permite evaluar la adecuación del comportamiento de los Estados al estándar mínimo internacional en materia de derechos humanos. Al margen de cualquier consideración, dicho texto ha cumplido una función moralizadora básica, inspirando buena parte de los desarrollos normativos ulteriores en materia de derechos humanos, tanto a nivel internacional como interno.