lunes, 1 de abril de 2013

Efectos de las reservas de los tratados internacionales



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
El Convenio de 1969 dedica a los efectos de las reservas los artículos 20 y 21, señalándose los siguientes:

Las reservas aceptadas producen la inaplicabilidad de la parte del tratado a la que se refiere la reserva. Dicho efecto se producirá en las relaciones entre el Estado que formuló la reserva y los Estados que la hayan aceptado. Las relaciones entre los demás Estados se regirán por el tratado en su integridad, como si no hubiere reservas.

Las reservas objetadas no producen efecto en las relaciones entre el Estado que hace la reserva y el que la objeta (o los que la objetan), salvo que el Estado objetante entienda que la reserva es contraria al fin del tratado, en cuyo caso, el tratado no será de aplicación entre ambos Estados. No obstante, las reservas no objetadas en un plazo de 12 meses, se entienden aceptadas.

La incorporación de otros Estados al Tratado, les permitirá su toma de posición respecto a las reservas existentes para aceptarlas u objetarlas y a su vez formular las propias reservas si lo desean.

Si el Estado objetante entiende que la reserva es contraria al objeto y fin del tratado, no existirá relación convencional entre el Estado reservante y el objetante.

Como consecuencia de estos efectos, podemos decir que se produce la divisibilidad del contenido del tratado multilateral. Su funcionamiento conduce a que no halla una unidad normativa respecto del contenido del tratado, sino variedad del Derecho Internacional Particular. No puede hablarse de relativismo, pues el objeto y fin del tratado son los mismos para todos, pero si de un efecto de divisibilidad.

En definitiva, podremos distinguir A)efectos entre los Estados que no han formulado reservas y B)efectos entre el Estado reservante y los que no han formulado reservas (1,2,3,4).