sábado, 1 de agosto de 2015

Adopción de decisiones o formación de la voluntad en las Organizaciones Internacionales



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

La voluntad se plasma en unos actos jurídicos de denominación diversa que conforman el Derecho de la Organización Internacional: unanimidad, mayoría y consenso.

Parlamento Europeo y Organizaciones Internacionales

- Unanimidad


Todos los miembros votan favorablemente. El inconveniente es que cada Estado goza de un derecho de veto, lo que hace difícil la adopción de decisiones. Existen métodos que suavizan el carácter riguroso de la misma:

+ Método de la disidencia


La decisión adoptada sólo es aplicable a aquellos Estados miembros que hayan votado a favor de la decisión.

+ Método de la abstención


O la no participación de uno de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad.

Sus ventajas son que es una garantía a las pequeñas potencias frente a la influencia de las grandes y que fomenta la negociación y el compromiso. En la Unión Europea, se creó el sistema de unanimidad concertada, que exige que antes de la adopción formal de una decisión se llegue a un acuerdo general si los intereses afectados por dicha decisión son muy importantes para uno o varios de los Estados miembros.

- Mayoría


La mayoría puede ser simple (mitad más uno de los votos) o cualificada (2/3 de los votos normalmente o más importante). Facilita la aprobación de las resoluciones, pero como inconveniente tiene que pueden ser difíciles de aplicar a los Estados en situación de minoría en las organizaciones con muchos miembros. Para ello, se crea la ponderación de los votos, por la cual se proporciona a los Estados un número de votos en consonancia con la importancia que tienen en la organización, o el derecho de veto, por el cual los Estados que lo disfruten pueden impedir, con su voto negativo, la adopción de decisiones.

- Consenso


El consenso consiste en la adopción de una decisión dentro de los órganos de las Organizaciones Internacionales sin recurrir a la formalidad de la votación. El presidente o el portavoz negocia un proyecto de texto con las delegaciones o grupos de Estados, hasta que no haya ninguna objeción por parte de ninguno de ello y declara que la decisión ha sido tomada por consenso.